martes, 24 de enero de 2023

CONVERSANDO CON TRÍNITY. La Fuente Primordial Vs. La Fuente Matrix. Crónica Nº 27: El Juego de la Falsa Fuente

 


Dejé de sentirme rota por dentro, desubicada y sin suelo cuando tenía aquellas conversaciones tan intensas con Trínity. Ya en casa, hice un repaso mental de todo lo que me habían compartido ella e Ignacio. Recordando lecturas en tantos libros que me decían que no reparara en lo malo o en la maldad del mundo, que si lo hacías te identificabas con eso o le dabas poder, fuerza. Tiene sentido que te bombardeen por todos lados con este mensaje; ya que el sistema de la Matrix, con su soporte en la dualidad, no necesita que los “buenos” den más peso a lo malo; ya para eso tienen bastante personal. Necesitan a los “buenos” haciendo su papel energético como “buenos”; cumpliendo programas de “amor y bondad”, ya sea religioso o socioculturales, que también dan sostenimiento a la cuántica universal. Ciudadanos cumplidores, sumisos y obedientes.

Los conflictos en este planeta nunca pararán; si ello depende de los controladores del actual turno de gobernantes al mando o del que los sustituya. Porque lo bueno y lo malo con su energía de fricción, es el combustible de este sistema, con su dinámica perpetua de construcción y destrucción. Vida y muerte, felicidad y dolor, riqueza y pobreza, paz y guerra, prosperidad y hambre, salud y enfermedad, amor y odio, etc.

Obviamente, no denigro de la bondad ni de lo positivo que, por una parte, mueve a la raza humana; hablo de que La Matrix cuántica, es la combinación de estos dos elementos opuestos, del bien y del mal. El sistema dual no se puede sostener solamente sobre un componente de maldad, inventado y creado por los arquitectos de la cuántica, porque se autodestruiría. Lo que también observo, es que la mayoría de lo que se fundamenta en lo bueno, son programaciones; buenos padres, buenos hijos, buen ciudadano, etc.

Por otro lado, la arquitectura de la cuántica, sin una parte que integre la Vibración/Energía/Luz Original, con el bien y el amor incondicional del Cosmos Primordial; no se puede sostener, se caería, se desintegraría, al igual que nuestro cuerpo con todos sus componentes biológicos y etéricos. Su estructura material-energética, no se podría sostener sin la chispa de Luz Primordial.

También es imposible que la falsa fuente Matrix pudiese sostenerse solamente en la Luz Primordial, no “hackeada” no distorsionada, no manipulada; porque si fuese así, sus constructores no podrían presumir de dioses y de jefes supremos. Y yo observo tres aspectos del aparente bucle infinito del sistema de vida en este planeta, de este juego planetario:

1—     Por mucho que nos prometan que acabarán con la maldad y las atrocidades de este planeta; no lo harán, porque esa energía negativa y densa es parte del combustible de esta holografía planetaria.

2—     La distorsionada y manipulada Vibración/Energía/Luz Original, es reconducida hacia programaciones de “amor”, sumisión y obediencia al sistema de control.

Entonces, la renombrada ley universal de la polaridad o de los opuestos, tan difundida por ciertas filosofías, y en los últimos tiempos, principalmente por las corrientes de la New Age. Y aún más insólito por personas que están en contra de esta nueva religión; no es más que una ley cuántica de la falsa Fuente. Igualmente, todas las demás leyes de este paquete de la Matrix, ya muy repetidas y bastante conocidas como las siete leyes universales.

Se ríen de nosotros, porque a “los buenos” o a quienes vayan cuestionando y despertando, les van entregando un “paquete de datos especialmente diseñado para este grupo de despiertos”; y es que, vale, el planeta está secuestrado por unas entidades alienígenas que llegaron aquí hace milenios, pero tranquilos que la Fuente Universal y seres benevolentes dentro de este universo están luchando por liberarnos de ellos. ¡Engaño y más engaño!

Está también la milenaria corriente religiosa, que le pone el sutil disfraz a esta creación híbrida, hablándonos de amor y de la luz del arquitecto del universo, un ser maravilloso, que es perfecto y también su creación; pero que nosotros los seres humanos somos los culpables del deterioro actual de todas las cosas, pero Jesús ha pagado nuestro rescate en la cruz, y ahora con solo creer en él, no necesitamos más que adorarle a él y a su padre y cantarle canciones en una iglesia.

Los reencarnacionistas aseguran que hemos elegido venir aquí a aprender lecciones de vida, y mientras no superemos dichas lecciones, debemos permanecer aquí vida tras vida en esta cárcel holográfica, aprendiendo hasta que nos enteremos y purguemos nuestra maldad o nuestros errores.

3—     Así tenemos como aspecto número tres “el pez que se muerde la cola”; porque los despiertos que creen estar luchando para acabar con la esclavitud extraterrestre, parecen marionetas de un despertar controlado, que los reconduce a la misma fuente creadora Matrix, dentro del sistema contra el cual pretenden luchar. Patético, la verdad.

Sí, patético, sobre todo cuando veo en las redes sociales y en la gran mayoría del material en Internet, colapsados con esta dinámica de acabar con la esclavitud alienígena y sus esbirros; los controladores humanos, las caras visibles del control planetario; en nombre del buen creador del universo cuántico, quien es purísimo y no es responsable ni tiene nada que ver con este desastre.

Y aquí seguimos como “pardillos”, algunos escapan o se enajenan de la realidad planetaria, contemplando y suspirando ante la cuántica universal, hipnotizados ante su belleza fractálica, venerando la construcción que hace de nuestra prisión, creyendo aún que el Creador (creadores), que al mismo tiempo es el carcelero y esclavista; barrerá con los malos y les castigará algún día.

¿Cuándo se nos dirá la verdad y se destapará esta cloaca? Están los que opinan que algún día esto sucederá, pero que no estamos preparados para ello. Y no me refiero a las verdades terrenas que están destapando ciertos movimientos revolucionarios y patriotas, pues para mí no son más que una representación a nivel planetario de un grupo de activistas políticos, que intentan ganar adeptos para los nuevos exo-gobernantes que se turnan ahora por el mando del planeta. Me refiero a una verdad muy por encima de todo esto. ¡Qué cansancio! Mejor paro por hoy.

 

POEMA: COLUMNA O ESCOMBRO

¿Columna de qué o de quienes?

¿Qué peso he de soportar?

¿Qué se espera que demuestre?

¿Demostrar que soy “buena gente”?

¿Dónde quedo Yo en todo esto?


Si el peso me derrumba,

es inducido, no me pertenece;

¿Inducido? ¿Por qué, por quienes?

¿Cómo discernir la diferencia?

¿Qué lo que se me impone?

¿Qué lo que nace de mi Esencia?

 

Entonces... ¿Columna de qué?

Columna de mi consciencia;

firme, silenciosa, presente...

las palabras no lo explican.

 

Esta mi columna florece,

sin pesos convencionales,

sin adoctrinamientos sociales.

Lo aparente confunde,

Puede que parezca nadie.

 

Sin llantos ni quebrantos,

sin humos de melancolía,

sin dolor ni victimismo.

Sin aires de algún “espanto”,

queriendo soplarme desprevenida.

 

Hoy sin escombros me levanto,

sigo conjugando tiempo y espacio;

en un nutrido, sostenido

y permanente presente continuo.

 

Entonces... ¿Columna o escombro?

Columna sí, pero de mi Esencia.

 

(Madrid, 13-09-18)